Nació uno de esos días en que los límites se desdibujan, y la ilusión es capaz de pasar por alto cualquier obstáculo. Nació de un sueño: que en Lanzarote la narración para adultos se subiera al escenario. La Sala Librada, espacio teatral alternativo, tenía una escala ideal para el cuento, la belleza de los lugares creados con el corazón, y la gestión de artistas perseverantes que apoyan el tesón ajeno, cuando este es sincero. Tras la elección del lugar, seguimos soñando: con un ilustrador, álbumes ilustrados, una exposición, con los cuentos que habitan dentro las imágenes, con que el arte de ilustrar se aprecie y valore... E inventamos un camino que relacionase sueños. Un "narrador visual " cada año, se encargaría de crear la imagen del festival, y su obra (imágenes y publicaciones) serían expuestas. No dejamos de soñar (se nos da bastante bien) y decidimos que ya era hora de poner en valor la narración canaria, de hacernos escuchar, de acortar distancias entre las islas, de proyectar y visibilizar las voces isleñas. Narradores canarios e invitados allende el archipiélago compondrían el cartel, en equilibrada proporción.

 

El sueño continúa imaginando que el festival recupera al público que hace años tenía la narración en Lanzarote (hubo un tiempo de abundante afición), que llama la atención de quienes aún no han escuchado cuentos para adultos, que los espectáculos se llenan, que la gente sale sonriente de cada función, que nos visitan desde otras islas para unirse a la fiesta, que el público aguarda la llegada de los cuentos, que contribuimos a que el arte de contar historias sea más conocido, sea reconocido.

PALABRAS AL VUELO CARTEL 2014-OC-2

Cartel de Iban Barrenetxea

Aún somos un festival joven, apenas estamos comenzando un camino que soñamos largo y firme, pero a veces nos despertamos en medio del sueño, un sobresalto nos sacude, y nos preguntamos si lanzar palabras al vuelo no será una aventura semejante a aquellas que inventan gigantes donde sólo hay molinos... En esos momentos cerramos los ojos e intentamos aferrarnos a la esperanza de que otros modelos de gestión cultural son posibles, que encontraremos apoyo para seguir adelante, y sobre todo, pintamos aplausos y emoción en ese público al que aguardamos, al que queremos ofrecer lo mejor que tenemos, y con el que ojalá, nunca dejemos de soñar.

Más información: Noticia de la primera edición del festival // Página web del Festival

Cristina Temprano


Escribir un comentario