COMUNICADO DE AEDA, ASOCIACIÓN DE PROFESIONALES DE LA NARRACIÓN ORAL EN ESPAÑA, ADHIRIÉNDOSE AL COMUNICADO EN SOLIDARIDAD CON LOS INMIGRANTES QUE DIARIAMENTE CRUZAN EL MEDITERRÁNEO PARA LLAMAR A LAS PUERTAS DE EUROPA.

El 18 de abril del 2015, a la noche, a unos cien kilómetros de Lampedusa y 200 de Libia, un barco lleno de emigrantes se hundió en el mar Mediterráneo y murieron ahogadas más de 700 personas. El suceso más terrible en el Mediterráneo desde la II guerra mundial. Más grave en número de fallecidos que la catástrofe de Lampedusa en 2013. No fue un fenómeno natural, no fue avería técnica, no fue irresponsabilidad de los viajeros… Fue una condena a muerte diferida, provocada por la inacción de la Unión Europea, los acuerdos económicos acordados y las resoluciones tomadas que atentan contra los Derechos Humanos y dan la espalda a quienes huyen de la guerra y la miseria.

El próximo 18 de abril, aniversario de la catástrofe del año pasado, decenas de organizaciones solidarias italianas han convocado una movilización euro-mediterránea. Nos sumamos a esa muestra de solidaridad y el día 18 de abril a las 19.30 de la tarde nos concentraremos en el Mosaico de Lampedusa en Errentería (Gipuzkoa) y en todos aquellos lugares que se sumen a esta convocatoria. En estos tiempos graves de vergüenza europea y sufrimiento de gente humilde, quisiéramos que el acto expresara públicamente nuestra profunda indignación.

18 DE ABRIL: DÍA DE LA INDIGNACIÓN

Somos muchos y muchas quienes estamos indignados ante el trato que Europa está dando en sus fronteras a miles de personas que huyen de la guerra y la miseria. Están levantando una Europa catastrófica y estamos demasiado callados.

En la misma Europa, bajo el castigo de los recortes sociales decididos por los poderes y unas actitudes xenófobas y racistas que alimentan el odio contra los emigrantes y especialmente contra los musulmanes.

El Mediterráneo, en vez de ser el mar de la fraternidad, se está convirtiendo en cementerio de miles de personas que buscan una vida digna.

Las fronteras de Europa están abiertas de par en par para los magnates del planeta y cerradas de plano para los pobres.

Recordando que hace un año, el 18 de abril de 2015, un barco lleno de emigrantes se hundió a cien kilómetros de Lampedusa y murieron más de 700 emigrantes, y denunciando la criminal situación en que los poderes europeos tienen a miles de personas en las fronteras, os invitamos a tomar parte en la concentración que se realizará el día 18 de abril, en la Alameda, frente al Mosaico de Lampedusa (Errentería) y en todos aquellos lugares que decidan sumarse a esta convocatoria.

 


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar