Como adelantábamos el mes pasado, el mes de mayo está dedicado a la segunda parte del Boletín n.º72, en este caso con el subtítulo: Dar de leer. Literatura para bebés. 

Son varias las autoras que coinciden en señalar que el primer libro del bebé es la voz de la madre cuando le habla y canta. El bebé reconoce, en la voz y sus matices, si la madre le habla con ternura o malestar. Tardará algunos años en comprender el significado de esas palabras, pero reconoce las emociones a través de los tonos y matices que se generan al emitirlas. El bebé lee con las orejas, afirma Yolanda Reyes*, y nuestra experiencia lo confirma.

En los tiempos de nuestras abuelas, siempre estuvieron las nanas, los cantos, las retahílas y los juegos verbales como primeras lecturas con los bebés. Sin embargo esta realidad tan instalada en nuestra tradición oral, ha ido perdiendo fuerza desde hace a algunos ya que las dinámicas sociales, laborales y familiares se han transformado por completo.