La asociación Casa de Palabras Andalucía ha puesto en marcha una experiencia piloto en Sevilla destinada a la infancia que vive en ambientes desfavorecidos socialmente, y que cuenta para su realización con narradoras y narradores profesionales 

La idea surgió el curso pasado durante el desarrollo de otro de los proyectos de la asociación, el Proyecto Alicia de mediación lectora, cuando sus promotoras se dieron cuenta del entusiasmo con que los niños y niñas implicadas, después de leer, se lanzaban a tomar la palabra y contar. Si en aquel proyecto se promovía el acceso a la lectura por el contacto feliz con libros de imágenes de gran calidad, en el actual se suma la confianza en el poder de la palabra y el deseo de contar, algo que tiene una especial importancia al tratar con colectivos desfavorecidos.

Mediante sesiones semanales en centros escolares de Camas y Dos Hermanas (Sevilla) este proyecto promoverá en los niños y niños participantes la toma de la palabra a partir del entramado de relaciones e historias que proponen los álbumes ilustrados, sin pedir a cambio ningún rendimiento o tarea académica. También se prevé su implementación en asociaciones que trabajen con infancia migrante, fuera del ámbito de la educación formal.