El boletín n.º 36 de octubre de 2015 es un monográfico sobre el panorama de la narración oral en Argentina coordinado por Estrella Escriña y Pep Bruno. Dentro de los artículos realizados ex profeso para dicho boletín se encuentra esta entrevista que Estrella Escriña hizo a la narradora argentina Marta Lorente.

martalorente

¿Cómo empezaste en la narración?

Me acerqué a la narración por pura casualidad. Estaba estudiando teatro con Lito Cruz y terminado el trabajo con él, me sugirió seguir la formación con Augusto Fernández. Hete aquí que el buen señor cobraba sus cursos en dólares y en Argentina estábamos pasando por un proceso de hiperinflación y otros desastres económicos (año 86/87 aprox), así que decidí esperar. Mientras tanto, pensé en hacer algún taller corto y ahí fue que encontré el anuncio de un taller de cuentacuentos (denominación que nunca me cayó simpática y que, además, a pesar de los 2 elementos que la forman, nadie entiende de qué se trata).

El boletín n.º 36 de octubre de 2015 es un monográfico sobre el panorama de la narración oral en Argentina coordinado por Estrella Escriña y Pep Bruno. Dentro de los artículos realizados para dicho boletín se encuentra esta entrevista que le hizo Pep Bruno a la narradora argentina Ana Padovani.

AnaPadovani

¿Cuándo empezaste a contar y por qué motivo?

Tengo recuerdos de haber tenido contacto con los cuentos y los libros desde muy pequeña. Luego disfruté mucho contándoles a mis alumnos cuando fui maestra en una escuela rural. Esto quedó adormecido cuando me licencié en Psicología y comencé a dedicarme a esa profesión.

A mediados de los 80, durante unas vacaciones en la costa, me ofrecí para leer cuentos en una librería instalada en una carpa en la plaza. A los pocos días comencé a notar que "me escapaba" de los libros, por lo que se me ocurrió dejarlos y comenzar a contarlos de viva voz (nunca había visto un narrador). Resultó tan exitoso que el dueño del local decidió colocar unos troncos alrededor de un gran árbol y me propuso que lo hiciera allí. A partir de ese momento aquello se convirtió, sin proponérmelo, en un espectáculo al que los padres llevaban a sus niños al atardecer, después de la playa.

Paula Carbonell entrevista a Isidro Ferrer para el Boletín n.º 29 de AEDA.

 

Esta no es una entrevista al uso porque el entrevistado no es un tipo al uso, con veintidós premios en su haber, entre ellos: el Premio Lazarillo 1996, Premio Nacional de Diseño 2002, Premio Nacional de Ilustración 2006 o el European Design Awards en 2008, Isidro Ferrer sigue tomándose cervezas como si tal cosa y además colecciona las etiquetas, etiqueta piedras, hace fotos que solo él entiende y mira el mundo con una curiosidad insaciable para después tallar realidades y convertirlas en sueños (incluso en sueños rotos).

Es un tipo afortunado, incluso si la fortuna siempre es relativa, que se lo digan a él. Isidro disfruta con lo que hace y se nota; en realidad los afortunados somos los que tenemos la suerte de deleitarnos con su trabajo y con sus reflexiones y de conversar con él.

Comenzamos el cuestionario.

IsidroFerrerFoto tomada de aquí.

Charo Pita realizó una misma entrevista a varios narradores y narradoras que contaban habitual o puntualmente para editoriales, tema del boletín nº 28 de febrero de 2015 de AEDA. ¿Quieres comparar respuestas? Aquí puedes leer las de Alicia BululúCharraire cuenterasCharo Jaular y Mario Cos.

 

¿Cuándo empezaste a contar cuentos para las editoriales?

Comencé hace tiempo. Fue algo casual, alguien que se pone enferma, que conozco de casualidad y que me ofrece sustituirla.

¿Para qué edades cuentas?

Al principio sólo lo hacía para infantil, luego se añadió primaria. Con otra editorial comencé con chicas y chicos de la ESO y bachiller y con una tercera empecé a trabajar también con el profesorado.

¿Qué le aporta al narrador principiante narrar para editoriales? 

Basándome en mi experiencia, creo que la aportación principal en los comienzos es el rodaje. Aunque hay más, la búsqueda de conexiones con la lectura, los recursos que vas encontrando y que te vas inventando para que la actividad quede bien, por un lado, y para que el alumnado disfrute de la sesión, por otro.

¿Qué le ofrece al narrador ya consolidado trabajar para editoriales?

Una vez que te conocen y que confían en ti, te ofrece la posibilidad de “experimentar”, de llevar a cabo proyectos que quizás sería difícil desempeñarlos de otra forma. También te ofrece “contactos”.

Charo Pita realizó una misma entrevista a varios narradores y narradoras que contaban habitual o puntualmente para editoriales, tema del boletín nº 28 de febrero de 2015 de AEDA. ¿Quieres comparar respuestas? Aquí puedes leer las de Alicia Bululú, Charraire cuenteras, Charo Jaular y Gloria Sagasti.

 

¿Cuándo empezaste a contar cuentos para las editoriales?

En el año 2006

¿Para qué edades cuentas?

Para las editoriales, infantil y primaria de 3 a 12 años; en el resto de ámbitos de 3 a 107. De 0 a 2 pueden venir a la sesión y muscular la escucha, pero no cuento explícitamente para ellos. Esta pregunta me está haciendo reflexionar. Lo de los 107 está testado, la sesión se celebró en su honor.

¿Qué le aporta al narrador principiante narrar para editoriales?

Te contaré lo que me ha ofrecido a mí:

En lo técnico: La toma de conciencia de qué espacios son adecuados para lo que hago y cuáles no. El gimnasio del colegio no lo es. También saber a qué número de personas, como público cautivo, puede llegar mi propuesta sin perjudicar la calidad de escucha en el auditorio.

Charo Pita realizó una misma entrevista a varios narradores y narradoras que contaban habitual o puntualmente para editoriales, tema del boletín nº 28 de febrero de 2015 de AEDA. ¿Quieres comparar respuestas? Aquí puedes leer las de Alicia Bululú, Gloria Sagasti,Charo Jaular y Mario Cos.

 

¿Cuándo empezaste a contar cuentos para las editoriales?

Fue allá por el año 98, cuando el director regional de la delegación de Aragón de la Editorial Edelvives, nos invitó a presentar un proyecto dirigido al ciclo de infantil. Necesitaban cuentacuentos para dicha edad. Preparamos una serie y les gustó tanto, que desde entonces no hemos dejado de colaborar. Al principio éramos dos y realizábamos encuentros en las escuelas del territorio aragonés. A partir del año 2001 comienzo mi andadura en solitario, esta vez a nivel nacional y en exclusiva.

¿Para qué edades cuentas?         

Principalmente infantil, de 3 a 5 años, en educación infantil (0-3 y 3-6) y primaria. Y esporádicamente, en secundaria.

¿Qué le aporta al narrador principiante, narrar para editoriales? 

Experiencia, rodaje, herramientas, material, oportunidades, impulso para continuar creando y desarrollando esta labor. Siempre digo: cuando empecé se me comían con patatas, ahora me los como yo.

Charo Pita realizó una misma entrevista a varios narradores y narradoras que contaban habitual o puntualmente para editoriales, tema del boletín nº 28 de febrero de 2015 de AEDA. ¿Quieres comparar respuestas? Aquí puedes leer las de Alicia BululúCharraire cuenteras, Mario Cos Gloria Sagasti.

 

¿Cuándo empezaste a contar cuentos para las editoriales?

Comencé hace 8 años.

¿Para qué edades cuentas?

Desde infantil a secundaria.

¿Qué le aporta al narrador principiante narrar para editoriales?

Le aporta muchas tablas, poder mostrar su trabajo y limarlo y, sobre todo, al tener oyentes tan variados en una misma mañana, desarrollar mucha escucha hacia el público.

¿Qué le ofrece al narrador ya consolidado trabajar para editoriales?

Le ofrece estabilidad y asegurarse un número importante de sesiones al año; poder probar las nuevas propuestas que va elaborando; también contrataciones nuevas.  Me ha pasado que a veces los profesores que me escuchan me contratan para contar en sus entornos, hablan de mí a sus concejales de cultura o a asociaciones culturales, o, si cambian de escuela, me llevan para que cuente a sus nuevos alumnos. Así me han salido muchos bolos en estos años.