In English

Sara Arámbula es una escritora oral, una narradora que escribe la mayor parte de las historias que cuenta. Licenciada en Farmacia y asentada en el sur de Suecia, en la zona de Escania decidió a partir de 2006 que quería esribir su propia historia como narradora. En la actualidad es presidenta de Berättarakademin BRAK, una asociación de narradores suecos y daneses que pretende explorar y desarrollar la narración oral moderna como forma de expresión artística.

A través de sus respuestas, Sara nos desvelará en la siguiente entrevista algunos detalles de su trabajo y nos acercará a la figura del narrador y narradora en los países nórdicos.

sara arámbula 

En primer lugar, voy a hacerte unas preguntas para conocerte un poco mejor desde tu faceta profesional:

¿Cuál es el público con el que trabajas habitualmente?

Adultos y niños de todas las edades, pero nunca menores de 4 años.

 

¿Cuántos años llevas desempeñando tu trabajo como narradora?

De manera profesional, viviendo de mi trabajo como narradora, once años.

 

¿Has notado cambios sustanciales en el público a lo largo de todos estos años de profesión?

No entre mi público, salvo que quizás, ahora que soy más conocida, venga más gente a escucharme.
Sin embargo, sí que creo que en nuestra sociedad ha habido un cambio en cuanto a la consideración general de la narración oral como una forma de arte. Ha crecido el número de asistentes a estos festivales y también ha crecido el número de grandes eventos de narración oral, así como el de actos más pequeños, como la narración oral en cafés.

La creación de redes nacionales de narradores es algo que ha surgido durante mi época como narradora. La asociación de Dinamarca (FIDA, Forterrere i Denmark) tan solo tiene un par de años de existencia. La de Suecia (BNS, Berättarnätet Sverige) probablemente tiene más de 10 años.

La palabra «storytelling» [el arte de contar historias] ahora se usa más a menudo, incluso fuera de su contexto original. Se usa en branding [construcción de una marca], en marketing e incluso para captar la atención en la búsqueda de un trabajo, un socio, un inversor financiero, etc.

 

¿Has contado en otros países del entorno nórdico? Si es así, ¿has notado diferencias entre el público de los cinco países nórdicos y en qué aspectos concretamente?

Sí, he contado historias y he impartido talleres en Dinamarca, Noruega e Islandia.
Además, participo en un seminario de narración oral nórdica para narradores que se celebra de forma itinerante en los distintos países nórdicos y que cada verano recala en un lugar/país distinto. También en varias ocasiones he impartido clases durante este seminario y lo volveré a hacer este verano cuando se celebre en Suecia. Allí he escuchado y he formado a narradores de todos los países nórdicos.
Creo que Suecia es el país, de entre los nórdicos, en el que hay más novedades en la narración oral. En el resto, pienso que son la tradición y los cuentos populares tradicionales los que tienen un mayor calado entre la comunidad de narradores. Especialmente en Islandia y Noruega están muy centrados en las tradiciones y los cuentos antiguos. En Suecia hay gente que también hace eso: contar mitos, cuentos de hadas y cuentos populares; pero hay muchos narradores que cuentan historias de vida y otros muchos contamos nuestras propias historias.

 

¿En qué idioma prefieres o sueles contar? ¿En qué idioma prefiere escuchar el público?

El sueco es, evidentemente, el idioma número uno en Suecia tanto para los narradores como para los oyentes.
En los otros países nórdicos suelen preferir su propio idioma, pero pueden entenderme cuando hablo «nórdico», una mezcla de sueco, danés y noruego.
No tengo problema en narrar en inglés, cosa que he hecho, pero evidentemente cuando uno usa su lengua materna puede ser más flexible y detallado.

 

En el caso de que realices sesiones para adultos, ¿se trata de un público exigente? ¿Qué crees que busca y espera el público adulto de una función de narración en tu país?

Cuando vienen a mis espectáculos esperan y quieren mi estilo de narración: historias entrañables y profundas que he creado yo misma. A veces cuento historias sobre personajes históricos, otras sobre mi vida, pero la mayoría de las veces las historias son completamente inventadas por mí. Los adultos vienen a divertirse, a sentir la magia del mundo de la narración, a soñar juntos.
Respecto a si son exigentes, si lo fueran tendrían todo el derecho a serlo, pero no pienso que lo sean. Vienen llenos de ilusión y están abiertos a lo que yo les brinde. Creo que son maravillosos y agradecidos. Lo que quieren es calidad y una buena historia.

 

En el caso de que realices sesiones para niños, ¿cómo estableces las franjas de edades a la hora de hacer una función de narración?

Sí, doy funciones para niños. En las escuelas la mezcla de edades no es un problema, ya que con estos centros todo se controla desde el principio. Generalmente hago funciones para cada edad por separado, pero a veces junto hasta 3 grupos de edades similares.
Los espectáculos públicos, como en una biblioteca, por ejemplo, son más complicados, porque el organizador de la función quiere atraer a una gran cantidad de gente, y los padres vienen con todos sus hijos, incluidos hermanos de edades no adecuadas. Normalmente establezco franjas de edad de no más de tres años de diferencia, por ejemplo, de 4 a 6 años o de 6 a 8 años. Hablo con la persona que vende las entradas sobre cómo abordar las preguntas de los padres. Si un día la gente trae a niños de una edad «inapropiada», hablo con ellos antes de la función. No les prohíbo estar allí, pero los coloco cerca de la puerta y hablo con ellos sobre cómo abordaríamos la situación si el niño estuviese inquieto, etc.

 

Cuáles son las fuentes que utilizas para tus sesiones: ¿tradición oral, cuentos contemporáneos o cuentos de creación propia? En el caso de que utilices las dos primeras, ¿son historias exclusivamente de origen o autores nórdicos o también tienes en cuenta otras culturas?

Principalmente uso mi propio material.
En las pocas ocasiones que utilizo material preexistente, no me importa de dónde proceda siempre que sea una buena historia y no esté sujeto a derechos de autor (que el autor haya muerto hace más de 70 años o que sea de dominio público, como los cuentos populares). He contado cuentos africanos o japoneses, pero la mayor parte probablemente ya han sido contado antes.

 

Además de la palabra, ¿incorporas algún otro elemento a la hora de contar? En caso afirmativo, ¿cuál y cómo lo utilizas?

Para los niños muy pequeños a veces uso atrezos como, por ejemplo, marionetas. Pero normalmente no narro para niños tan pequeños.

 

Ahora vamos a acercarnos un poco más al panorama general del narrador y narradora en tu país:

¿Es una figura con personalidad propia, es decir, no se confunde con otras profesiones que puedan ser parecidas?

Entre la gente de la profesión no hay confusión.
Entre los profanos a veces sí, y cuando me oyen decir que soy narradora me preguntan si es similar a los monólogos humorísticos, o quizás a los recitales de poesía o de spoken word, y la mayoría de la gente cree que es como el teatro monologado.

 

¿Cuáles son los espacios de narración más habituales en tu país? ¿Bibliotecas? ¿Librerías? ¿Escuelas? ¿Teatros? ¿Otros?

Teatros, bibliotecas, escuelas y también los föreningslokaler [locales para asociaciones] (en Suecia casi todo el mundo forma parte de alguna asociación, ya sea de danza, pesca, carpintería, deportes, etc. Estas asociaciones celebran reuniones en las que quieren divertirse, a menudo tienen su propia sede, y a veces quieren que vaya a contar historias).
¡Ah!, y la narración oral en los cafés también es muy popular.

 

Nos gustaría mucho que nos describieras cómo ha sido la figura tradicional del narrador o narradora (profesional o no) en tu país.Tradicionalmente, ¿quién ha desempeñado este papel? (hombres o mujeres, personas mayores, alguien que tuviera un papel o rol importante en la población o región); en qué momentos concretos lo hacía (en una estación del año concreta, en torno a una lumbre, en familia, en las tabernas…) y cuáles son las historias y personajes más presentes en sus repertorios? (Por ejemplo, en España el lobo es un personaje recurrente de los contadores tradicionales en las zonas más rurales).

La imagen tradicional del narrador o narradora es la de una abuela sentada en una gran habitación cerca de la chimenea durante los largos, fríos y oscuros inviernos. Todo el mundo pasaba mucho tiempo en esa habitación trabajando la madera o tejiendo, y el invierno era muy largo y aburrido. La mujer contaba historias para los adultos y los niños también escuchaban.

Otra figura tradicional es la del narrador itinerante. Ese narrador (debido a la época probablemente era un hombre) deambulaba de un lugar a otro pidiendo limosna o consiguiendo algo de trabajo. Como era bueno contando historias y conocía historias que no se habían escuchado antes, era bienvenido en todas partes. Contaba historias por la noche, después de que la gente hubiera terminado sus quehaceres.

Los personajes tradicionales solían ser jornaleros bobos, chicas listas, curas que eran objeto de burla, troles de las montañas, Tomten (esos pequeños seres mitológicos que cuidaban de la granja y a los que había que dar un plato de gachas de avena cada Navidad), Skogsrået (la temida ninfa del bosque que no tenía espalda y quería atraer a los hombres hasta el bosque), historias de troles que intercambiaban sus propios bebés por bebés humanos...

Para saber más sobre la narración tradicional sueca aconsejaría visitar el Sagomuseet, el museo de leyendas, en Ljungby. No me extrañaría que tuvieran información en español, y estoy segura de que la tienen en inglés. Recientemente ha sido declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, y se encarga de preservar y mantener viva la antigua tradición de la narración oral sueca.

http://www.sagobygden.se/

 

¿Cómo se forma un narrador o narradora en tu país? ¿Existe formación específica destinada a nuestro colectivo? En el caso de que la hubiese, ¿es una formación pública o privada? ¿Se trata de una formación reglada o es extraoficial?

No hay formación reglada.
Si quieres ser narrador o narradora, tienes que apañártelas por tu cuenta.
Los narradores imparten talleres y la gente asiste.
En algunas universidades imparten algunos cursos, pero son cortos y, por lo general, no son muy prácticos.
En Suecia ningún narrador le preguntaría a otro «¿dónde has estudiado narración oral?», porque no hay ningún Hogwarts para narradores. ;)

 

¿Existe una asociación de narradores u otra asociación semejante en tu país? En el caso de que la haya, ¿cuál es su objetivo fundamental?

La organización nacional se llama Berättarnätet Sverige, BNS.
http://www.berattarnatet.se/
Supongo que su cometido es poner a los narradores y narradoras suecos en contacto entre ellos, organizarlos y trabajar en nuestro beneficio a nivel nacional.

 

¿Se celebran en tu país festivales de narración u otros encuentros significativos que sean una fiesta de la narración? En el caso de que los haya, ¿puedes hablarnos de cuál o cuáles de ellos te gustan más y por qué?

Sí que los hay.
El más antiguo (creo que tiene más de 20 años) es el festival de narración oral de Ljungby, organizado por el museo de leyendas cuyo enlace os he proporcionado antes. Yo asisto cada año. También imparten talleres y tienen invitados internacionales.
Otro festival más reciente, que por cierto está creciendo y está muy bien organizado, es el Skellefteå berättarfestival, el festival de narración oral de Skellefteå.
http://berattarfestivalen.se/

 

Hablemos ahora de si es sencillo trabajar como narrador o narradora en tu país. ¿Se puede vivir del cuento en tu país, es decir, hay unas condiciones económicas dignas y suficiente demanda para poder dedicarse en exclusividad a la narración? ¿Tiene el narrador una figura legal propia? ¿Es muy tedioso, desde el punto de vista burocrático, convertirse y mantenerse legal y fiscalmente como narrador?

Yo vivo de la narración desde hace 11 años.
No sé cuántos más pueden hacerlo, pero, si tuviera que hacer una estimación, diría que debe haber entre unos 10 o 20 narradores que se dedican en exclusivo a la narración (Suecia tiene 9 millones de habitantes).
No estoy segura de lo que quieres decir con «figura legal», pero creo que no.
Puedes empezar a contar historias y que te paguen por ello siempre que quieras, pero, por supuesto, tienes que pagar impuestos. Si ganas más de una cierta (pequeña) cantidad de dinero, tienes que registrar tu actividad y luego pagas los impuestos acordes con esa actividad. No cuesta nada registrarse y es sencillo, pero tienes que llevar un poco la contabilidad.

 

Un par de últimas cuestiones sobre algo que está ocurriendo en mi país:

En España cada vez existe más demanda de sesiones dirigidas a bebés (1-3 años). ¿Ocurre eso también en tu país?

No, que yo sepa. Pero creo que puede haber aumentado la narración en las bibliotecas para niños muy pequeños, de entre unos 2 y 4 años. He oído muchos comentarios al respecto.

 

Y, por último, en España estamos asistiendo a un fenómeno en las bibliotecas que nos preocupa mucho a los narradores: los niños que vienen a las funciones de narración son cada vez más pequeños, de 4 y 5 años, a pesar de estar recomendadas para niños hasta los 9 años. Los niños a partir de los 6 años ya no suelen acudir a las bibliotecas u otros espacios a escuchar cuentos. ¿Ocurre este fenómeno también en tu país? Y en caso afirmativo, ¿a qué crees que se puede deber?

Esa no es mi especialidad. Pero aquí la baja de maternidad/paternidad es más larga que en la mayoría de países. Así que los padres que están en casa con el segundo o tercer hijo probablemente lleven a todos sus hijos a escuchar cuentos a la biblioteca. Cuando los niños son más mayores, ya no tienen quién los lleve durante el día.

 

Muchísimas gracias, Sara.

Entrevista realizada a Sara Arámbula por Beatriz Aguado "Regadera de cuentos"

Forma parte del BOLETÍN N.º61 de AEDA – La aurora de las palabras


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar