Pilar Vizcaíno

Pilar Vizcaíno

 

“Hoy cumplo 21 años. Y estoy esperando con emoción todo el relato de mi historia prenatal. En los cumpleaños anteriores mi madre me ha ido contando algunos pasajes seleccionados, pero hace tiempo que me dijo que para mi 21 cumpleaños me daría por escrito toda mi historia prenatal completa y ¡me siento tan expectante!

¡Qué momentos tan bonitos hemos pasado juntos los tres! cuando mis padres me narraban algo que habían vivido mientras me esperaban; lo que hacían, sus paseos por la montaña, cómo me presentaban a mi familia, las cosas que vivían juntos. Los cantos que me cantaban, y la canción que me crearon a partir de una melodía conocida. Lo que sentían, los momentos más difíciles que pasó mi madre, todos sus ideales… y las cualidades que se imaginaban para mí… Mi madre en cada uno de mis cumpleaños iba escogiendo los pasajes de mi historia más adecuados a mi edad, y a mis intereses para que los pudiera comprender. Y cuando me lo narraba, sentía como algo no muy lejano y bastante conocido, y como que tenían sentido muchas cosas de las que me pasaban. Les agradezco tanto que me den este legado, que estoy segura que necesitaré un cierto tiempo para extraerle toda su importancia. Es mi historia, la historia de mis orígenes, una historia única, irrepetible, irremplazable, y tan maravillosa…

 

Foto 1 Pilar

Cuando trabajo y acompaño a una pareja durante el embarazo, lo primero que les pido evidentemente es que se presenten, y seguidamente les animo a presentar a su bebé y a contar la historia de ese bebé.

La primera reacción de la pareja es de sorpresa, luego les hace cierta gracia, sonríen y seguidamente toman conciencia de que claro el bebé ya está ahí, muy presente, y que tiene ya una historia de unas semanas o meses, que es importante y le podrán contar en algún momento.

Algunos empiezan narrando el momento en que tuvieron la idea de tener un hijo/a. En otros casos, sólo uno de ellos lo tenía muy claro, y poco a poco el otro fue sintonizando con la idea.

Algunos narran que sus bebés vinieron por sorpresa. Otros padres se pasaron mucho tiempo esperándolos y ya pasaron por muchas vivencias. Hay tantas situaciones diferentes…

Pero empiezan a emocionarse cuando saben que si recogen sus experiencias eso puede ser un legado inestimable debido a las correspondencias que habrá entre lo que hayan vivido, deseado, y las experiencias del bebé a lo largo de su existencia.

Y sí, pero para el bebé es su historia, es una historia única, irrepetible, irremplazable, y le va a dejar una huella que le llevará a desarrollar ciertas características propias, ciertos comportamientos, y una visión de la vida y de sí mismo, coloreada de todos esos matices importantes.

 

“ …pues, la primera vez que pensé que algún día tendría un hijo… fue al volver de un viaje en navidad, aún no tenía pareja, y estaba fumando un cigarrillo…y de repente me vino la idea de que si tenía un hijo¿qué le iba a ofrecer a nivel de salud?, y me dije a mi misma: éste es el último cigarrillo que me fumo en mi vida, y así fue como dejé de fumar. Y seguidamente empecé a hacer cambios muy importantes en otras áreas de mi vida gracias a esta idea de que algún día tendría un hijo y quería legarle algo beneficioso”.

“Un día, me di cuenta de que me había pasado 7 años preparándome para tener un hijo. Al principio inconscientemente, pero los últimos cuatro años, de forma más consciente. Recuerdo que antes de quedarme embarazada ya soñé con él, era niño, y sentimos algo muy especial, como de reencuentro… me quedó una sensación tan profunda y tan real, que me siento muy feliz de estar embarazada”

Hay una comunicación fisiológica por supuesto entre la madre y el bebé, pero la comunicación más importante es la intuitiva. El bebé puede transmitir mensajes a la madre o al padre, a través de los sueños, en los momentos en que la madre está relajada, o si medita o está en contacto con la naturaleza. Es decir, en los momentos más intensos.

El bebé sabe perfectamente cuando se dirigen a él/ella, y se ha comprobado que les encanta que sus padres les narren cuentos; e incluso cuando se los cuentan una vez que han nacido, los reconocen; muestran mucho más interés que con otro cuento que no hayan escuchado.
En muchos momentos en que los padres dudan si el bebé está bien, ¿quién mejor que el bebé para transmitirles cómo está?.

Entre las muchas historias que me han contado y/o he participado con los padres, está la de una futura madre que a los 7 meses de gestación, el médico le dijo que la niña tenía un problema fisiológico, con graves consecuencias futuras. Imaginaros cómo se sintieron los padres ante tal noticia. Me lo comentó y entre alguna de las técnicas que utilizo, yo le propuse un diálogo interior en voz alta con la bebé, a ver que contaba ella sobre cómo estaba y qué le pasaba; la madre de forma regular ya se comunicaba con la bebé, con lo cual se habían empezado a descubrir…En ese diálogo profundo entre ellas, la bebé le explicó muy claramente lo que le pasaba, por qué le pasaba y lo que necesitaba, y tranquilizó a su madre diciéndole que todo iría bien, así como que su nacimiento sería natural. Dos meses después todo sucedió como la bebé había contado, el problema había disminuido casi completamente, y a pesar de que el médico quería practicarle una cesárea, vino al mundo de forma natural, viviendo ambas una experiencia maravillosa.

Esto que os cuento ahora, sucedió hace más de 6 años, y en estos días lo he recordado pues su madre me remitió este mensaje de su hija, cuando ésta la felicitaba por su cumpleaños:

“Eres la mejor mamá del mundo mundial, no podría vivir sin ti. Tu eres la mejor del mundo, menos mal que te he elegido a ti al nacer, te quiero”.

Fotos 2

Animo pues a los padres a que vayan recopilando todas esas vivencias, emociones, ideas, pensamientos, circunstancias importantes que van ocurriendo desde antes de la concepción hasta el nacimiento y a ser posible continuar durante los primeros años. Le pueden hacer una especie de diario, o un cuento narrado, con imágenes, fotos, videos, hay tantos medios que pueden utilizar para co-crear algo personal. Les animo también a que lo hagan cada uno por separado, también algunas cosas juntos, y será un regalo muy valioso que le podrán donar.

También les animo a leer biografías y autobiografías de personas que han aportado algo beneficioso a la humanidad, para que las madres puedan utilizar su imaginación y contarles a sus hijos las cualidades de esos seres y poderles despertar esas potencialidades que hay en su interior. Todo este vínculo profundo que irán tejiendo les ayudará a entender, comprender, motivar, guiar y amar más a sus hijos; pues sabemos que todo lo que vivimos durante nuestra etapa prenatal es el escenario principal de la trama de la novela de nuestra vida, que vamos a repetir una y otra vez.

Y para todos los padres que ya tienen hijos, pueden reconstruir esa historia, a partir de los recuerdos que tengan y legar éste a sus hijos, pues más adelante será un mapa de ruta en su vida. Y aunque haya pasado mucho tiempo y se tengan sólo ciertos recuerdos, seguro que esos son muy importantes, pues el tiempo no los borra.

Desde que escuché hablar de la etapa prenatal en la década de los 80, mi visión de la psicología y del ser humano cambió. No sólo el nacimiento y el primer año de vida eran importantes como me enseñaron en la universidad, sino descubrir que durante los 9 meses de gestación lo que el bebé vivía se grababa profundamente en él y constituía las bases de su personalidad futura. Esto es algo que constato continuamente. Así fue como me dediqué al tema de la vida prenatal y educación prenatal, a trabajar con futuras madres y parejas, así como a dar a conocer, a un público más amplio, esta Ciencia del inicio de la vida.

Si durante tantos años la narración ha sido tan importante en nuestra historia, es porque tiene un sentido, por algo muy profundo y pienso que tenemos que recuperarla; con mayor razón teniendo en cuenta el bombardeo actual de imágenes impuestas que no da cabida para que nuestros hijos puedan imaginar…

Pilar Vizcaíno

Psicóloga y fundadora en 1986 de la Asociación Española de Educación Prenatal ANEP.

Actualmente es co-fundadora de BTNH, Nacimiento de una Nueva Humanidad.

 

Este artículo pertenece al Boletín n.º 92 -  Escuchar cuentos antes de nacer

 


Escribir un comentario